Si eres asidua al gimnasio, seguro que conoces esa sensación de pereza cuando ha terminado la clase y es hora de arreglarte. Después de una sesión intensa, sudor incluido, el estar lista para trabajar es la excusa perfecta para saltarte la clase y quedarte en casa.
Pues atenta, ¡ya no hay pretextos! Living Proof Dry Shampoo, es el champú en seco que a diferencia de otros, absorbe la grasa y el sudor y limpia realmente el cabello.
La blogger Martha Lynn Kale hizo la prueba y compartimos unos cuantos consejos para ayudar a tu cabello a sobrevivir al entrenamiento (sin ducha requerida).

PASO UNO: Primero Dry Shampoo
¡Esto es importante! Si utilizas un poco de Dry Shampoo antes de empezar con el entrenamiento, permitirás que empiece a actuar desde el primer momento en que empiezas a sudar. Es recomendable aplicar de sección en sección y no tocar, ¡resiste la tentación!

Living-Proof-and-Martha-Lynn-Kale-Step-2A-sm

PASO DOS: Recoger el cabello sin apretar demasiado

Una vez que ya te has puesto el Dry Shampoo, necesitas recogerte el pelo. Muchas tendemos a hacernos una coleta alta apretada, pero si dejas el pelo lo más suelto posible es la mejor forma de no acabar con el cabello marcado cuando termines la clase. Trata de hacerte un moño suelto o una coleta baja utilizando una goma de pelo suave.

Living-Proof-and-Martha-Lynn-Kale-Step-3A

PASO TRES: Paso final

Después de entrenar, quítate el moño o la coleta y masajea el Dry Shampoo que habías puesto al inicio. Si necesitas un poco más, puedes añadir, pero asegúrate de que esperas 30 segundos para que actúe la magia antes de masajear. Cepilla después, mejor si es con un cepillo de paleta, y si puedes darle un toque de secador también es genial.

Puedes tomar en cuenta estos consejos si NO te vas a duchar después del entrenamiento. Con PhD Dry Shampoo ¡ya estás lista para salir corriendo!

 

Share This: