¿Por qué elige Living Proof idear champús sin sulfatos? ¿Son malos los sulfatos? ¿Estropean el cabello?

La respuesta NO es tan fácil, los sulfatos están presentes en los productos de higiene personal desde 1930 y hay algo de des-información al respecto.

¿Qué son los sulfatos?

Químicamente hablando consisten en un átomo de azufre y 4 átomos de oxígeno. En el contexto de higiene personal, hablamos de la combinación de sales y ácidos grasos.

Está claro que el cabello se ensucia y ha de limpiarse, ese es el objetivo de un champú. La grasa de glándulas sebáceas, la contaminación medioambiental —y en general cualquier partícula que se adhiera a las fibras— no se limpian sólo con agua.

El cabello sano es hidrofóbico (se adhieren las grasas pero repele el agua) y hacen falta tensioactivos que eliminen el sebo del pelo. Lo malo es que los sulfatos son de los surfactantes más eficaces pero también más agresivos.

¿Qué causan los sulfatos?

Los sulfatos comunes son los responsables de la espuma (que tanto nos gusta y que erróneamente identificamos con limpieza), pero también de la irritación del cuero cabelludo, del picor de ojos y de que el tinte desaparezca rápidamente. Sin ir más lejos, algunos de los sulfatos más utilizados como el Lauril Sulfato de sodio — presente en 9 de cada 10 productos de higiene personal— causa sequedad y es un irritante de la piel. Se utiliza tan a menudo porqué es barato. Tu lavaplatos, sin ir más lejos, es una mezcla de Lauril Sulfato de Sodio (LSS) y Lauril Sulfato de Amonio (LSA), ingredientes presentes en la mayoría de los champús. 

¿Por qué Living Proof no contiene sulfatos en los champús?

Living Proof apuesta por incluir otros agentes detergentes que hacen menos espuma pero son igualmente efectivos y no tienen los efectos colaterales de los sulfatos agresivos:

  • Sodium Cocoyl Hydrolyzed Amaranth Protein es un limpiador derivado de plantas.
  • Decyl Glucoside es un limpiador derivado del azúcar.  

¿Son tan malos los sulfatos?

Pero no tan rápido, no todos los sulfatos son malos. Cuando se utilizan en acondicionadores en combinación con otras moléculas, pueden ayudar a que el cabello sea más suave, más suave y visiblemente más saludable. En este caso, es incorrecto decir que no son buenos para tu cabello. Es por eso que usamos los beneficiosos. Hacen que el cabello sea más suave y liso al tacto, y ayudan a reducir drásticamente la rotura del peinado y el peinado. Los sulfatos en acondicionadores y tratamientos no dañan los tratamientos químicos o el color.

Entonces… ¿sulfatos o no sulfatos?

Recomendamos que se mantenga alejado de los limpiadores “malos”: SLS, ALS y SLES. Pero se trata más de encontrar productos con los mejores ingredientes que funcionen para tu tipo de cabello. 

Eso sí, si utilizas productos con siliconas, para eliminarlas por completo necesitarás sulfatos agresivos, el pez que se muerde la cola, ¡tenlo en cuenta!

 

 

 

 

Share This: