¿Te acuerdas de los veranos de la infancia sin preocupaciones? Manchas verdes de hierba, viajes a por helados a la nevera… y pelo verde. Se acerca la temporada de disfrutar del agua y todavía nos hacemos la pregunta: ¿es la piscina la culpable de que el cabello se ponga verde?

Para aclararlo, fuimos a una fuente confiable: Eric Spengler, jefe de investigación y desarrollo de Living Proof. Resulta que en realidad no es el cloro el que vuelve el cabello verde, es el cloruro de cobre.

Entonces, ¿qué es el cloruro de cobre exactamente? El cobre proviene de muchos alguicidas que se usan en las piscinas para evitar la proliferación de organismos vegetales, mientras que el cloro proviene de la piscina. El cloro es un elemento muy agresivo, lo que significa que disuelve otros elementos muy fácilmente. Así que arruinan tu cabello y el resultado es un color verde troll (nada parecido al tinte de fantasía de Katy Perry, claro).

Y nuestros lectores morenos, que no se sientan excluidos: su cabello se vuelve verde al igual que las rubias, pero evidentemente es más difícil verlo.

Entonces, ¿qué se puede hacer para evitar este tinte verde? Proteger, proteger, proteger. “El uso de cualquiera de nuestros acondicionadores leave-in puede crear una barrera y evitar la porosidad, ayudando a evitar que el químico llegue al cabello y haga que se vuelva verde”, dice Eric.Además de los leave-in hay otro producto perfecto este fin: Night Cap, un tratamiento de sellado de cutícula de larga duración que va a permitir evitar la porosidad del cabello durante horas.

 

 

Share This: