Jennifer Aniston tiene una de las melenas más envidiadas del planeta. En 2012 decidió unirse a Living Proof. Como ella misma ha explicado en numerosas ocasiones, anteriormente habían contactado con ella otras compañías de cuidado del cabello, pero no fue hasta que conoció la ciencia detrás de Living Proof, cuando se decidió a hacerse co-propietaria de la firma.

En el vídeo nos cuenta aspectos claves de la marca.

 

Share This: