La historia de Living Proof comienza resolviendo problemas. 

Cuando el fundador de Living Proof, el Doctor Langer, ve la oportunidad de desarrollo en solucionar el problema del frizz de las mujeres, crea un equipo  capaz de analizar los  productos que había con el objetivo de ver porqué no solucionan el problema. Después de analizar cientos de productos del mercado llega a una conclusión: están basados en los mismos ingredientes obsoletos,  siliconas y aceites.

Después de un intenso trabajo, crea por primera vez alternativas a las siliconas  con moléculas patentadas consiguiendo resultados un 70% mejores, y logrando un cabello más sano.

¡Adiós a 30 años de siliconas en los cabellos!

Si no las conoces, te presentamos nuestras moléculas patentadas, la base de RESULTADOS, NO ESPERANZAS:

Share This: