Hemos hablado con Barbara Spakowski, Vice Presidenta de Desarrollo de Package, para conocer más acerca de cómo se desarrolla el packaging para cada producto, ¡se diseña con cada detalle en mente!

Living Proof es una marca de belleza para el cabello pero está fuertemente basada en la ciencia. ¿Cómo intentáis comunicar esto a través del producto?

Al comienzo de la marca decidimos que no queríamos una imagen totalmente científica— queríamos inspirarnos en la ciencia pero buscábamos líneas limpias con una paleta de colores suaves y tapones blancos. Sin complicaciones, sólo funcionalidad resaltada por el tacto suave “feel”.

Además usamos elementos de metal de manera única. Utilizamos elementos metálicos en algunos productos— en el collarín por ejemplo. Muchas marcas de este negocio no lo hacen porque supone un coste añadido, pero ciertamente da un look más premium.

insta-freshcut-notes-v2

Imaginemos que Living Proof te propone diseñar el packaging para una nueva línea de productos. ¿Qué supondría?

Un expediente de packaging siempre incluirá lo básico, como cuantas referencias hay, cuantos tamaños, y un marcador del coste de materias, por lo que antes de empezar ya sabes lo que la marca se puede gastar en el envase. Una característica clave es la funcionalidad: ¿van los productos en bote, en tarro en aerosol? Siempre empiezo con la suposición que cada nueva línea tiene que encajar con las otras líneas para que sea reconocible como “Living Proof” y además debe tener personalidad por sí misma. Sabemos que el consumidor toma la decisión en unos segundos, por lo que diseñar el envase que quieren coger y llevarse a casa es la clave. Vendemos productos envasados pero el consumidor no volverá si el producto en sí mismo no es increíble.

Hacemos muchos test— tanto del modelo como de los prototipos. Después los enviamos a personas que los evalúan y nos envían un feedback para conseguir diseños incluso mejores.

Aproximadamente, ¿cuánto se tarda en diseñar el packaging para una línea de productos nueva?

Si empezamos desde cero, requiere al menos 6 meses de trabajo de creatividad y desarrollo para lanzar el diseño final que queremos fabricar y producir. Si trabajamos con una línea que ya tiene productos, entonces nos enfocamos al color y los gráficos y podemos lanzar antes un prototipo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La forma de los botes es definitivamente memorable, parece que cada línea (No Frizz, Restore, etc.) tenga su propia personalidad. ¿Cómo decidís el envase para cada producto?

No Frizz fue nuestro primer lanzamiento, y la idea era que tuviera la vaga reminiscencia de un tubo de ensayo—es una pincelada científica sutil y sofisticada.

Full vino después y como es una línea pensada para personas que quieren un cabello más voluminoso, creamos botes que fueran redondos y tuvieran una presencia prominente.

Restore lleva inherente un enfoque de salud, y está inspirado en la forma de una botella de leche.

Curl está diseñado para parecerse a la curvatura de un cabello rizado.

PhD recuerda a un matraz de química.

 

Cuando tienes que comenzar con el envase de un nuevo producto para una línea, ¿cuáles son las mayores preocupaciones a las que te enfrentas?

Dos de nuestras mayores preocupaciones son la compatibilidad y la funcionalidad. ¿Pueden soportar la formulación del producto los materiales que elegimos para el packaging manteniendo la integridad y frescura? ¿Funciona el dispensador (surtidor de loción, tapa del tapón, válvula del aerosol) desde el primer hasta el último uso? Es por lo que hacemos tantos tests.

 

 

 

 

 

 

 

 

Share This: