¿Tengo que utilizar protector solar para el cabello? La respuesta es sencilla, si quieres evitar que tu melena sufra fotodesgaste, sí.

El temido “no sé qué hacer con mi pelo” del final del verano puede evitarse (o al menos, mejorar) con un buen protector solar que frene la degradación de la queratina que ejercen los rayos solares.

Pero vamos a ver con más detalle qué es la protección solar en el cabello.

El SPF (factor de protección solar) tal como se mide en el cuidado de la piel no existe en el cabello. La forma en la que se determina el SPF que posee un cosmético en la piel es aplicando una cantidad específica de producto en un área y se expone a diferentes cantidades de luz UV-B. El valor de SPF es la proporción de radiación que hace que la piel se queme con protector solar versus sin ella (indica el porcentaje de radiación que bloquea el protector solar).

Sin embargo, en el cuidado del cabello no hay un valor de SPF. Y esto no es porque los productos no puedan proteger el cabello del daño de los rayos UV, sino porque no existe un método acordado en la industria para cuantificar la protección del cabello. ¿Se mide un cambio en las proteínas antes y después de la exposición? ¿Se mide un cambio de color? No hay criterios fijados en este aspecto.

Conozcamos cómo funcionan los filtros UV en los productos Living Proof:

Ten en cuenta que las cremas solares para la piel deben permanecer en ella para que puedan actuar. Es decir, si te mojas, se puede eliminar fácilmente la protección, por lo que hay que ir reaplicando producto.

En el cabello es diferente, porque éste sí posee una carga negativa asociada siendo capaz de generar una atracción con un ingrediente de carga opuesta.

En Living Proof, muchos de los ingredientes que utilizamos (agentes acondicionadores, las espumas de Color Care, etc.) están cargados positivamente y son atraídos electrostáticamente (como imanes) al cabello con carga negativa. Esta atracción electrostática es lo que les permite quedarse adheridos en la fibra. Por lo menos hasta que uses algo con una carga negativa más fuerte (un imán más grande, en este caso, un champú a base de sulfatos o un champú como Triple Detox) para eliminar esta carga.

Esto significa que ¡la protección continuará incluso si te mojas el cabello!





Protectores

Share This: